DICCIONARIO TEATRAL: "El Aparte"  

Publicado por: Pandora


En el lenguaje teatral, el aparte es una intervención verbal de uno o varios personajes cuya característica principal es la de apartarse del juego dramático. Es decir, el personaje deja de participar en el acontecimiento escénico inmediato cuando el resto de figuras fingen no escuchar sus palabras, aunque ello no significa que su intervención se desvincule de la historia.

Los apartes son propios de la dramaturgia antilusionista. Podemos clasificar los apartes según los destinatarios a los que van dirigidos y según el número de emisores que participen en esta convención en un mismo momento de la obra.

Aparte ad spectatores y aparte solitario


En el aparte dirigido a los espectadores, una figura habla directamente al público. Se rompe así la ficción convencional de la cuarta pared, la separación nítida entre dos sistemas de comunicación, el de los actores y actrices entre sí sobre el escenario y el no aceptado entre las figuras y el público. Al admitir la existencia de otro sistema, el de las butacas, se rompe la ficción y por esa razón este tipo de aparte es más frecuente en obras cómicas.

Los prólogos y epílogos que un uno de los actores de la obra “recitan” a los espectadores serían una forma de discurso emparentada con los apartes ad spectatores. También los “narradores” de las obras de herencia bretchiana, del teatro épico, son unos apartes de este tipo.

El aparte solitario no tiene destinatario concreto y es más bien un hablar “al vacío”, un hablar a sí mismo aunque del mismo modo sea un discurso dirigido al público en la representación, al receptor de la obra teatral, como todas las intervenciones.


Aparte monológico y aparte polilógico


Si la intervención verbal aparte la realiza una sola figura estamos ante un aparte monológico. Son considerablemente más frecuentes estos apartes, tanto los intraescénicos como los dirigidos a los espectadores.

Enrique Jardiel Poncela, "Cuatro corazones con freno y marcha atrás":

FLORENCIA. Tila, señora.

ELISA. ¿Para beber?

MARGARITA. Sí, claro, mamá; para beber.

EMILIANO. (Aparte) ¡Pobre señora! Está hecha un barullo.

Si en el aparte intervienen varios personajes que hablan entre ellos como si no los escucharan el resto de figuras estamos ante un aparte polilógico. Suelen ser de tipo duológico.

Calderón de la Barca, "El alcalde de Zalamea":

CAPITÁN. (Aparte a Rebolledo). ¡Ah, Rebolledo! por Dios, / que nada digas: yo haré / que te liberen.

REBOLLEDO. (Aparte al capitán) ¿Cómo no / lo he de decir, pues si callo, / los brazos me pondrán hoy / atrás, como mal soldado?

En el teatro moderno y contemporáneo el aparte no goza de tanta popularidad como en el teatro clásico. Ello es debido al gusto por la verosimilitud, y que las figuras más cercanas a la que emite el aparte no se den por enteradas de algo que el público sí conoce es una convención inverosímil.

Sin embargo, al mismo tiempo el gusto por el distanciamiento y la ruptura de la cuarta pared hace que el aparte se emplee en el teatro actual menos convencional con cierta frecuencia.

This entry was posted at 17:44 . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Licencia

Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.